¡Enhorabuena! ¡Por fin llego el día! El viaje de graduación es un sinfín de momentos que sin duda, han marcado un antes y un después en tu vida. Y es que a veces en unos días se vive la vida entera o por lo menos, eso fue lo que viví este verano.

Llego el verano, y con él ese viaje tan esperado. El lugar era increíble, los planes estaban listos y la buena actitud sobraba en esos momentos. Recuerdo que mis amigos y yo decidimos ir a un antro cercano y ahí es en donde comienza esta historia. Solo basto que un amigo nos presentara para saber que él era el indicado, bailamos, reímos y la felicidad nos logro durar toda la noche.

Al día siguiente, él tenia que viajar temprano y sin embargo, perdió su boleto, por lo que tuvo que tomar el siguiente y ¡Oh, sorpresa! Sin darnos cuenta nos fuimos en el mismo. ¿El amor es nuestro verdadero destino? Por lo menos, para nosotros si.

Disfrutamos los días en Barcelona y en París. Un mes después de que llegamos a México comenzó este sueño del cual no me quiero despertar. Hoy han pasado cuatro años y aquí estas, recibiéndome con un desayuno increíble, todo tan azulado, un par de copas, unas
flores amarillas pero sobretodo, tú. Siempre tú.

Pin It on Pinterest

X